En algún momento de nuestra vida laboral hemos tenido que gestionar un proyecto informático y adoptar el rol de «jefe de proyecto», pero ¿cuales son los objetivos principales de la gestión de un proyecto de estas características y cuales son las responsabilidades del jefe de proyecto (JdP)?

Los tres objetivos principales de la actividad de la gestión de un proyecto informático son los siguientes:

  1. Alcanzar unas funcionalidades determinadas que indiquen lo que se ha concretado que se debe realizar, es decir, conseguir cubrir todas las necesidades planteadas por un cliente de manera profesional y con un alto grado de calidad.
  2. Respetar los plazos que se han establecido para conseguir las funcionalidades, los cuales señalan cuándo se ha de terminar el proyecto informático, con el fin de evitar invertir más tiempo del previsto provocando los consiguientes aumentos en los costes.
  3. Respetar el presupuesto asignado al proyecto ajustándose a los costes predeterminados, sin que ello vaya en detrimento de la calidad final del proyecto y del número inicial de funcionalidades requeridas.

La figura del jefe de proyecto toma vital importancia para poder alcanzar estos tres objetivos con éxito y para ello éste debe tener principalmente controlados los siguientes factores del proyecto:

  1. Tamaño y duración. A mayor tamaño del proyecto mayor será la probabilidad de cometer errores y por lo tanto de fracasar.
  2. Tecnología a utilizar. Cuanto más nueva y poco probada sea la tecnología a utilizar en el proyecto mayor será el riesgo de no poder cumplir con los plazos establecidos.
  3. Calidad y estabilidad de las especificaciones, ya que reducen el riesgo de un proyecto informático a pesar de que no podemos tener la seguridad de todo ello por los requisitos de adaptación a la realidad y la complejidad del trato con futuros usuarios de la aplicación.

Y de estos factores se desprenden las siguientes responsabilidades del jefe de proyecto para mantener controlado en todo momento un proyecto:

  • Preocuparse por la definición del proyecto, que la idea original o la necesidad a cubrir esté clara desde el principio
  • Definir las fases y etapas del proyecto, calculando el coste en esfuerzo y recursos para realizar una buena planificación de las tareas a realizar en cada etapa del proyecto.
  • Asegurar la disponibilidad de recursos tanto humanos, técnicos como financieros.
  • Establecer un protocolo de comunicación interna del proyecto para permitir la recogida de datos, la validación y las actividades de control y decisión.
  • Repartir el trabajo entre los miembros del equipo, en función de su preparación e implicación profesional.
  • Asegurar que el personal dispone de la cualificación necesaria para el proyecto: técnica y administrativa; y en caso de que no sea suficiente la cualificación, planificar la formación necesaria y/o tercerización de tareas específicas.
  • Mantener el proyecto controlado en todo momento para preveer con tiempo suficiente los problemas que puedan surgir y que exijan decisiones importantes en relación con la continuación del proyecto.
  • Finalizar cada una de las tareas y fases del proyecto una vez alcanzados los objetivos marcados o una vez tomada la decisión de cancelar el proyecto.
Te invito a leer el siguiente artículo de esta serie: Etapas de un proyecto informático.
 
(Fuente: Trabajo para asignatura: Gestión y Organización de Proyectos Informáticos. ISIG y Empresariales.)
(Fuente: Asignatura Gestión y Organización de Proyectos Informáticos. Módulo 4. Página 11 y 15) (Fuente: Evaluación, Organización y Gestión de Proy. inf. | http://www.upv.es/~jmontesa/eog-ind.html)
Pablo Sánchez

Acerca Pablo Sánchez

Director de HopeMedia. Ciclista extremo, jugador de ping-pong, experto en compras familiares y padrazo.

Pin It on Pinterest