Comenzaremos diciendo que no es lo mismo redactar un guión para cine, que para televisión, radio o teatro. Y tampoco es igual un guión técnico que uno literario, y que tanto el guión literario, que elaborará el guionista (en productoras pequeñas suele ser el propio productor); como el guión técnico, que elaborará el realizador, parten del proyecto de programa que realiza el productor, y en donde aparece el target, el timming, las secciones, los temas, etc.

El guión literario se diferencia del técnico en que éste no tiene nada que ver con el control sobre la imagen ni el sonido de la grabación, sino que está enfocado en el tema, el dialogo, las secciones y los textos. Además es el guión que se realiza para cada capítulo, de cada serie del programa, en la fase de pre-producción. Si el guión técnico es la forma, “el cuerpo”, de la grabación; el literario es el fondo, la “mente”.

Si lo que deseamos es elaborar un guión literario televisivo, debemos tener en cuenta que vamos a tratar con un texto en el que se exponen algunos detalles necesarios para “guiarse” en la realización del programa. Debe indicar los diálogos, tiempos y textos de los presentadores (y en algunos casos también de los invitados, aunque no es lo habitual). Algunos de esos textos pasarán más tarde a formar parte del teleprompter, de las cuartillas del presentador o de las preguntas o temas de las diferentes secciones.

A la hora de elaborar un buen guión literario para un programa de televisión, hay cinco pasos importantes:

Respetar la estructura del programa

Hay que conocer bien el tipo de programa. No es lo mismo un magazine social que uno de cotilleo, o un informativo, o un debate, y dentro de esas variantes hay también muy diversos formatos. También es importante conocer la duración del mismo y sus secciones.

Aunque esto es parte del proyecto que realiza el productor antes de pasar al guión, es la base. Sin una buena estructura de programa, desarrollada en el proyecto, no es posible desarrollar un buen guión literario. Las secciones deben estar claras, así como los tiempos de duración de cada una.

Elegir bien el tema del capítulo

Por otro lado, es necesario saber que, en producción, cada programa consta de series, y cada serie de capítulos. El número de capítulos suele estar determinado por la posible emisión de los mismos. Si es un programa semanal con una duración anual, serían 52 programas, posiblemente divididos en 4 series de 13 programas. El productor elegirá si cada serie debe tener una temática general (Ejemplo: serie 13: salud; serie 14: educación…) o una mezcla de temáticas por serie, para hacerlo lo más atractivo posible para el target o público potencial.

Es importante que el tema del capítulo sea interesante para la audiencia. Hay que analizar el target del programa para saber qué temas se deben tratar, y en base a eso, desarrollar el tema de cada capítulo.

Realizar una buena investigación

Una vez que tenemos el tema del capítulo, nos documentaremos en profundidad sobre el mismo para elaborar las preguntas o los subtemas que desarrollará.

Pactar la entrevista con los invitados

En el caso de haber entrevistas dentro de nuestro programa, y aunque no todos los productores/guionistas de TV lo hacen, es interesante para la calidad del programa, que los invitados estén cómodos. De modo que es una buena idea enviarles las preguntas de la entrevista para que puedan opinar sobre las preguntas que desean contestar y las que no.

Realizar extractos de guión de las diferentes secciones

Sirve para facilitar el trabajo del realizador a la hora de grabar las diferentes secciones del programa. En el caso de programas enlatados o directos con secciones enlatadas, es una buena idea recopilar los textos de teleprompter, de los 13 capítulos de la serie que vayamos a grabar, para que el realizador o los cámaras puedan colocarlos en el teleprompter; y lo mismo con las entrevistas en la calle y el resto de secciones, que el realizador y los cámaras seguramente realizarán en bloque; así como las preguntas de las entrevistas, que deberíamos reunir y pasar al presentador, una vez pactadas con los invitados, para que pueda repasarlas (éstas no suelen aparecer en el teleprompter, sino que las tiene el presentador en una cuartilla durante la entrevista).

Con estos 5 pasos estamos garantizando un guión literario realmente funcional, para un programa de televisión.

Esther Azón

Acerca Esther Azón

Productora de TV & Redactora. Avalada por su cocina, redactora hasta en vacaciones, jugadora serial de Catán, esposa y madre.

Pin It on Pinterest