Uno de los grandes pilares de la comunicación es la imagen. Y los medios no son los únicos que las producen, sino también, y cada vez más, las personas. En los últimos años se ha extendido mucho el streaming, que en español definimos como emisión en continuo. Esta práctica supone la difusión en directo de imágenes grabadas en el mismo momento en un lugar, normalmente un espectáculo o un evento de interés. Esto nos permite compartir con el resto del mundo -realmente con los espectadores que nos están viendo- contenido de diferente índole.

Dentro de la realización de eventos hay muchos formatos; muy poco se parece la realización de un concierto multitudinario a la de un congreso local. Dependiendo de las necesidades, el realizador contará con unos recursos técnicos y con cierto equipo.

Si tomamos como ejemplo un congreso local basado en charlas y ponencias, podemos partir del modelo básico de realización a tres cámaras; aplicado a este caso, vamos a repasar los 5 puntos clave de una buena realización de vídeo.

5 pasos para hacer la realización de vídeo en un evento

     

1. Pre-producción

El primer lugar se le concede a la pre-producción. Se trata de toda la planificación, hasta el más mínimo detalle, de todo lo que se realizará. En nuestro ejemplo del congreso, se debería realizar una escaleta; consiste en una tabla en la que se refleja la información más relevante para el equipo de audiovisuales, como el horario y duración de cada intervención -normalmente un ponente desde el escenario- o las especificaciones sobre su puesta en escena. Por ejemplo: si se pasea por el escenario o presenta desde un atril, fundamental para realizar un buen seguimiento con las cámaras; si interactuará con el público; si utilizará vídeos o presentaciones visuales en su intervención, etc.

2. Ensayo y puesta en escena

Si el tiempo lo permite, es conveniente hacer algunos ensayos previos; con los ponentes es prácticamente imposible la mayor parte de veces, pero sí se puede ensayar la realización con el equipo técnico. Esto evitará multitud de errores elementales, además de aportar más confianza y seguridad al equipo, puesto que estarán mejor preparados.

3. Producción: Equipo humano

Dependiendo del número de personas que integran este equipo, el resultado será más o menos profesional. Se puede realizar sin problema con un grupo de apenas cuatro o cinco personas: un realizador, un ayudante de realización y dos o tres cámaras. No obstante, la carga de trabajo será mucho mayor y ante cualquier imprevisto, la capacidad de reacción se verá afectada.

Un equipo de unas siete u ocho personas será ideal para un evento como el que estamos planteando: un realizador, un ayudante de realización, tres cámaras, dos técnicos de emisión -que se encargan de que las imágenes que el realizador pincha se emiten correctamente; normalmente lo hará mediante un programa informático- y un ayudante de cámara; esta última figura puede ser de gran apoyo, ya sea sustituyendo a algún cámara, revisando los aparatos (para que no se queden sin batería, por ejemplo), o incluso simplemente estar disponible para cuando se le requiera.

El máximo responsable será el realizador; además de saber desempeñar muy bien su trabajo y ser creativo, es muy importante que sea amable, comprensivo, muy rápido y resolutivo; los cámaras agradecerán que la vocecita que les habla por el auricular les pida los planos amablemente. Comprensivo porque, una vez más, pueden surgir todo tipo de problemas: desde gente pasando por delante de la cámara, hasta baterías agotadas en la cámara móvil, pasando por todo tipo de contratiempos que los cámaras no pueden prever. Rápido y resolutivo porque ante un fallo, ya sea técnico o humano, debe reaccionar de inmediato (mediante un cambio de plano, por ejemplo), pero sin dejar demasiado rastro en la emisión (en estas ocasiones el plano general de agradecer). En estos casos la capacidad de improvisación es fundamental, ya que al realizarse en directo y en un espacio que solo se controla parcialmente, pueden surgir muchos cambios e imprevistos, a pesar de los ensayos.

Los cámaras, por su parte, pueden verse en un puesto con mayor carga como la cámara móvil, que se lleva a hombro habitualmente y capta planos más creativos, o en uno más monótono, como la cámara del plano general. En todos los casos, es importante que esté muy atento (recordemos que el realizador y los cámaras están comunicados con auriculares y micrófonos: todos oyen lo que dicen todos); lo ideal es que esté pendiente de qué cámara está emitiendo en cada momento y qué tipo de encuadre se le ha pedido para poder anticiparse a las necesidades del realizador. Y por supuesto, es fundamental que sea muy ágil; al igual que el realizador, debe saber reaccionar ante todas las situaciones que se planteen (que pase una persona por delante mientras su cámara está pinchada, que esté grabando a una persona con un plano fijo y de repente camine, etc).

4. Producción: Equipo técnico

Una emisión así puede suponer un mayor o menor despliegue de medios técnicos, pero los elementos mínimos son: dos o tres cámaras, un ordenador con conexión a internet y los programas necesarios para gestionar las grabaciones, una mesa de mezclas y los cables para conectar estos elementos entre sí. Puede parecer obvio, pero es muy importante que se revise hasta el último cable, ya que un fallo técnico puede darse con facilidad, en cualquier momento; es por eso que, en la medida de lo posible, el material que se empleará en la realización sea cuidadosamente escogido y comprobado en los ensayos, para evitar imprevistos.

5. Post-producción y difusión

Por último, pero igual de importante, debemos tener en cuenta que normalmente estos contenidos se retransmiten en directo por plataformas como Ustream o Youtube. Dependiendo del alcance del evento, habrá más o menos espectadores; en cualquier caso, es muy importante cuidar a la audiencia. Además, es muy común que los contenidos emitidos sean también grabados y editados para su posterior difusión; en este caso, se trataría de una edición bastante superficial, ya que el trabajo viene ya hecho desde el momento en que se realiza el la propia emisión en directo.

Conclusión

La realización de eventos es una tarea más compleja que unos pocos pasos a seguir; se necesita mucha práctica, paciencia y esfuerzo para lograr un resultado limpio, pero sin lugar a dudas, estos 5 pasos son un muy buen comienzo; y este tipo de actividades son realmente gratificantes.

Imagen: Lesoreilly (CC BY 3.0)

Esther Azón

Acerca Esther Azón

Productora de TV & Redactora. Avalada por su cocina, redactora hasta en vacaciones, jugadora serial de Catán, esposa y madre.

Pin It on Pinterest